Entradas

Adrian Llovera

Edad: 56 años.

Apodo: NS/NC

Instrumento: Voz, y actualmente toco el bajo, aunque eventualmente toco guitarras clásica o acústica y teclado.

Banda Actual: Llovera (2007/actualidad) y Ut (reunión 2017/18).

Bandas que militó: Armas (1981); Mamut/Ut (1982/1987); Acertijo (1987/1992) (1997); Arkangel (1999/2003); Adrian Llovera (2003/2006)

Gustos Musicales: Es difícil porque son muchas, pero podría nombrar a Redd, La Insignia, Karma, Mil castigos, Inspectores, Trilogía, Syderalus, Misión, entre muchas otras. Hay muchas bandas buenas.

Anécdota

Era el 11 de mayo de 1984 y se desarrollaba la segunda edición del Tucumán Rock, un festival ecléctico con más folklore que rock. Marcelo Molina inició su participación pidiendo disculpas si no salía todo bien porque estaba muy resfriado.

Un poco después sube un tal Ricardo y dice: «A mi no me van a tener que disculpar nada porque estoy perfectamente de la voz». Al presentar su último tema anuncia: «esta canción la hice en Buenos Aires, esa ciudad triste y gris. Y caminando por una vereda me encontré, entre dos baldozas, una flor, bella y hermosa, y le hice esta canción». La melodía remontaba a «Barquito de papel» de Serrat pero con otra letra. Con Mamut tocamos al final, porque nadie se animaba a tocar después de nosotros jajajaja.

Después del primer tema digo con actitud bien metalera: «Bueno locos… esta canción la hice en Buenos Aires, esa ciudad triste y gris. Y allí, entre dos baldozas me encontré con una flor, bella y hermosa, Y LA PISÉ LOCOS… LA HICE MIERDA«. La risotada fue unánime. Al salir se me acerca un muchacho con un físico y un tamaño imponentes y me pregunta: «Che… lo que dijiste, ¿lo dijiste por algo particular?». (Yo me digo internamente: «Adrián, te vas a recibir una golpiza y vas a morder el polvo»). Entonces le contesto: «Si, porque me emboló su actitud», y pongo la cara como para que no me quiebre la mandíbula. El chico me abraza, me levanta del suelo y me grita: «¡Sos mi ídolo!». Ese día volví a mi casa con la certeza de tener mi primer fan y sabiendo que no siempre hay que callar lo que uno piensa.

UT – Estamos en el Rock (Como un Mamut)

Un Lugar Donde Me Sienta Feliz: Peces Gordos y los 20 Años de Corazón de Blues

Ya habíamos contado en otras oportunidades sobre grabaciones en el rock tucumano. Desde los simples de Bangs y Fantasmas, pasando por los discos de Redd, demos y producciones independientes, hasta llegar al CD de 448 en 1996, al que seguro también le debemos una nota.

Sin desmerecer los compilados editados en CD, “Una Historia Diferente” de 1995 y “Rock a Toda Vida” de 1997 (del que verán que tiene algo que ver con lo que contamos hoy), tomemos entonces al de 448 como el primer CD de una banda tucumana, sigamos con el que sería el segundo CD, el de Pipa Ogayar, “Nada, Nada, Nada”, editado en 1997. Pero llegaría 1998, y con él 4 bandas, fundamentales en esos años, que asumirían la tarea de poner en plástico y aluminio sus primeros trabajos: La Insignia, Peces Gordos, La Banda de Tu Hermana y Karma Sudaca.

Comencemos entonces por Peces Gordos, el primero de los cuatro en grabarse. Con ustedes, “Corazón de Blues” a 20 años.

Portada de «Corazón de Blues»

Cómo se armó la banda:

Luis d’Orieux (Batería): La banda la armamos en un pub que se llamaba “La Rambla” (era como un subsuelo en la calle Corrientes entre 25 y Laprida), yo estaba como encargado ahí de la parte musical. Ese fue el comienzo de Los Peces, en el año 1993, y en el ’94 nos afianzamos como banda.

Pablo Pacífico (Voz): la banda está formada desde principios del ’94. La formación se empieza a consolidar en el ‘95/96 y comenzamos más seriamente con los temas nuestros.

Ricardo Iguana Abregú (Bajo): Yo entré al mes de que se formó la banda, reemplazando a Pedro Gómez.

Chechi Bazzano (Guitarra): yo creo que entré en el ’95, y para el ’96 ya estaba la banda armadísima, con Cachi, Iguana, Pablo y el Gordo, y con Vampiro incluso, que estaba en esa época.

Luis: Cachi es de Santiago del Estero e iba a todas nuestras tocadas, hasta que un día estaba entre el público, lo invitamos a subir y le propusimos pertenecer a la banda.

Cachi Pajón (Teclados): Yo ya venia de Santiago haciendo otras grabaciones con mis bandas de allá, con grupos de folclore, de guaracha, pero yo me vengo a Tucumán por Los Peces.

Luis: Panchito se subió a zapar una noche en Rosario de la Frontera y no se bajó más

Pancho Gómez (Saxo Alto): En enero de 1997 Silvio Mercado (N. del R.: baterista de varias bandas desde los ‘80s) los llevaba para Rosario De La Frontera (mi ciudad) y hablando con ellos sobre intentar cambiar un poco el sonido de la banda e incorporar un saxofonista, Silvio les dice que justo adonde iban estaba de vacaciones un saxofonista que cursaba en Tucumán. Me presenté en la prueba de sonido y quedamos de acuerdo en las canciones en las que iba a participar esa noche. Salió todo bien y terminando la noche me invitaron a tocar con ellos el siguiente fin de semana, y después ya me invitaron a integrarme al grupo.

Iguana: A Panchito lo conocimos una vez que fuimos a tocar a Rosario de la Frontera, él es de ahí, y se sumó para siempre. Hubo otros que se sumaban de acuerdo a la necesidad, como Vampiro y Carlitos Anastacio, que grabaron los vientos junto a Pancho.

Eduardo Vampiro Vardiero (Saxo Tenor, invitado): No recuerdo exactamente cuando empecé a tocar con ellos, pero habrá sido entre unos meses antes de la grabación y hasta un año y medio después. Mí participación en Los Peces era exclusivamente en sus shows de ese album. Fui el primer saxofonista.

Contratapa de «Corazón de Blues»

Las Canciones:

Chechi: a fines del ‘95/’96 componíamos las canciones en la casa del Gordo, en la calle Virrey Vertiz, salvo Peces Gordos, que ya estaba hecho, y Para mí, que Pablo ya lo tenía hecho pero en otra versión, era más rápida y yo se la arreglé para que quede como se grabó en el disco. Las canciones salían por zapadas o alguna idea que tirábamos, enseguida Pablo esbozaba una melodía y nosostros se la completábamos, hicimos los arreglos ahí. Para los arreglos de vientos tiraba algunas ideas yo. A las letras, Pablo mayormente las escribía en el ensayo, no sé si fue la de Barrio Oeste II o Patricia Natural, que la escribió al toque y después de cantarla una vez hizo un bollo y tiró la letra, y ya se la acordaba.

Cachi: Cuando entré a la banda tenían 5 canciones propias, Peces Gordos, Mucho Poquitito y Nada, Para mí, y otros 2 que descartamos. Yo era el nuevo y tocaba de otra forma diferente a los anteriores tecladistas. No opinaba absolutamente nada al principio, después empecé a proponer cosas musicales y empezaron a gustar y es como que les empecé a abrir la cabeza y ellos empezaron a abrirme la cabeza a mí. De ahí empezamos a componer algunas canciones. Después me abrieron un poco el camino para que pueda meter composiciones mías, más que nada la música porque las letras las hacía Pablo. Chechi hizo muchas composiciones, Iguana también, era una banda con cabezas bastante polenta, y teníamos carácter fuerte también.

Iguana: Peces Gordos salió en una prueba de sonido que hacíamos antes de tocar en Alto Urquiza, las demás salían en los ensayos.

Luis: en el camino de aquellos viajes, aprovechábamos para ir componiendo y armando temas o sacando covers y armar la lista de temas.

Cachi: Patricia Natural, por ejemplo, salió en Santiago. Había una travesti que se llamaba Patricia; Pablo le agregó el Natural, hizo la letra y se completó todo. Para Mí fue la primera canción que compuso Pablo, cuando tenía 15 o 16 años. Después salió Barrio Oeste II, que fue genial, cuando la terminamos de componer fue como que la canción nos dictaminó sola todos los arreglos. Las canciones iban saliendo así.

Chechi: laburábamos tocando covers y un par de canciones propias, Peces Gordos y Blues de ReMI de Ariel Ortega (N. del R.: ex tecladista), después nos fuimos consolidando como banda de canciones propias. Fue una gran experiencia de composición grupal. Si bien el disco tenía la influencia de Memphis y otras bandas, las letras hablaban de lo que pasaba en Tucumán, o de historias que había vivido Pablo, o los Peces durante las giras.

Los Arreglos:

Pablo: los músicos que estaban eran demasiado buenos, y los arreglos y las formas que les daban a mis letras y a mis canciones primitivas eran grandiosas.

Pancho: Hubo muchos ensayos en lo del Gordo, mucho de dejar volar la imaginación, intercambiar ideas, opiniones, matices. Uno caía con una idea de canción que se estaba gestando, esa idea empezaba a mutar con los aportes de los integrantes, siempre llevando el estandarte Chechi con su conocimiento, tambien Cachi con su formación académica, todos hacíamos lo que podíamos. Luis no tiene formación académica pero tiene mucho oficio, años tocando.

Iguana: lo que más recuerdo es hacer los arreglos de vientos y esas cosas sin saber, no teníamos idea, nunca habíamos arreglado canciones para un disco, lo hicimos todo nosotros.

Vampiro: Imposible olvidar como se hicieron los arreglos. Estaban hechos por Chechi y por Cachi, o sea, intocables prácticamente. Es que es MUY distinto pensar arreglos de vientos si no sos instrumentista de vientos. Las alturas, ligaduras e inflexiones son casi opuestas entre una guitarra y un saxo. Fue (al menos para mí) un dolor de huevos aprenderlos. Y por eso te destacaba que fui el primer saxofonista, a mí me tocó hacer sonar esos arreglos. Fue bastante peliagudo. Cuando entró Pancho (que ya estaba establecido como el saxo titular) fue al mismo tiempo que Carlitos Anastacio en trompeta, y las tres voces ya estaban completamente resueltas. No te olvides que eran arreglos de Chechi «1000 acordes» Bazanno y Cachi Pajón, docente titulado de piano y armonía. En resumen, salvo tocarlos, estaba todo resuelto.

Chechi: La preproducción se fue haciendo mientras planeabamos el disco, fuimos con las canciones bastante aceitadas, los arreglos estaban escritos, los de vientos principalmente. Alguna cosita puede haber salido en el estudio, pero la mayoría ya estaban hechas.

Peces Gordos – Mucho, Poquitito y Nada (clip)

Ya contados los detalles de cómo se fue armando la banda, las canciones y arreglos, llegaría el momento de grabar, y ahí es cuando volvemos al citado compilado “Rock a Toda Vida”. El germen de este CD fue un concurso donde, durante 4 domingos, un montón de bandas tocaron en las instalaciones del shopping de la Terminal y un jurado evaluaba e iba eligiendo las que iban a una fecha final. Algunas bandas no participaron, varias históricas fueron quedando afuera (caso Los Chicles, Juez Dredd, Khatrú, entre otras) y en la última jornada quedaron seleccionadas las que grabarían 1 canción (La Insignia, Hocus Pocus y El Negrex) y las que grabarían 2: Karma Sudaca, Hernán Vallejo con Stradivarius, Casta y Pura, Los Anteojos del Tío Freddy y, claro, Peces Gordos, quienes tendrían sus canciones al inicio del disco (Barrio Oeste II) y cerrándolo (Pollo a $6), aunque no sería la mezcla que escuchamos en “Corazón de Blues” sino que es la que harían los productores sin intervención de las bandas participantes. El compilado saldría editado en 1997. Sigamos con el relato de los protagonistas de esta nota:

Luis: se vio la necesidad de grabar, justo en ese momento ganamos un concurso de bandas, era un compilado de distintas bandas. Fuimos a Santiago a grabar este disco en el estudio “La Mosca”, de Juan Antuz. Nos dieron la posibilidad de grabar 2 temas para el disco.

Chechi: y ahí salió la idea de grabar el disco completo. Cachi ya tenía experiencia de grabar ahí, y los resultados habían sido buenos.

Iguana: Aprovechamos ese estudio porque ahí grababamos las bandas que habíamos ganado el concurso de «Rock a Toda Vida». Esa grabación de 2 canciones no nos costaban dinero ya que la pagaba el shopping de la Terminal, y grabamos las otras canciones.

Cachi: Uno de los productores del compilado era uno de los guitarristas de Virus (Daniel Sbarra), ellos no tocaron nuestro laburo, realmente estábamos haciendo las cosas bien. Fuimos la única banda a la que no le dijeron nada, ni tocaron nada de los controles.

Luis: Varios teníamos experiencia de grabar, pero grabar con Los Peces era algo especial, fueron días muy intensos, porque nos fuimos un viernes después de tocar a la tarde. Al otro día arrancamos a grabar a primera hora, ahí se nos sumaron Vampiro y Carlitos Anastacio.

Cachi: se grabó en 2 fines de semana. Tocamos el viernes en el Shopping de la Terminal, desarmamos y nos fuimos a Santiago, nos quedamos en mi casa, y arrancamos el sábado a la mañana hasta el domingo a la noche, esa fue la primera sesión.

Iguana: Grababamos todos juntos guitarras, baterías, bajos, vientos y las voces, y el resto lo grabó Cachi después, todavía estaba viviendo en Santiago, y después invitamos a Juan que puso un solito. Grabamos como 24 horas seguidas, empezando a las 10 de la mañana de un sábado y terminamos a las 8 de la mañana del otro día.

Pancho: era la primera vez que grababa con una sección de vientos. Yo tenía todavía mi primer saxo, aún con la boquilla original, que nunca es de lo mejor, y estar con ellos que ya tenían su sonido y mucha experiencia fue algo enriquecedor. Grabar los 3 vientos juntos fue un desafío tremendo, más con Juan siendo tan meticuloso, nos hacía escuchar los detalles para poder conjugar a la perfección los vientos y lograr la armonía, los tempos, los detalles, los crecientes y decrecientes.

Arte interno de «Corazón de Blues»

La primera parte de la grabación comenzó el sábado 12 de Abril de 1997, y terminaría el día lunes 14, si bien en el libro interno del CD figura “Entre el 14 y el 16”. El lunes 14 era el día que tenían asignado para grabar las canciones del compilado, que se hacían a un día por banda. En esos días se grabaron las canciones “Peces Gordos”, “Mucho, Poquitito y Nada”, “El Barquito”, “Barrio Oeste II”, “Gato Negro” y “Pollo a $6”. La segunda parte se haría entre mayo y junio, ya sin Vampiro ni Carlos Anastasio, y con Ramón Antuz al comando de la consola, debido a la ausencia de Juan que en esos momentos era el guitarrista de Peteco Carabajal.

Cachi: Después yo grababa los teclados, se grabó el solo de Juan (N. del R: para “El Barquito”) que lo grabó el solo, me mostró varias opciones pero la primera que grabó estaba bárbara. Yo venía tocando con Sandra Diaz Alderete, canta muy bien y era el registro que daba para lo que necesitábamos. En menos de una hora grabó los coros (N. del R: también para “El Barquito”) y estuvo fantástico.

Pablo: A «Para mí» lo grabamos de una sola toma, ninguno quería grabarlo, decían que les sonaba a Macaferri & Asociados. Chechi tarde en la noche decide grabarlo y lo hacemos de una sola toma, ya casi cuando estaba todo hecho. Es una canción que si quedó en el tiempo se lo debe a si misma.

Cachi: En la segunda sesión Chechi se tenía que volver a Tucumán antes, y en una sola toma grabó Para Mí, con una guitarra acústica Yamaha de 12 cuerdas mía.

Cachi: la semana siguiente yo volvía a Santiago y empezábamos las mezclas con Juan, la idea era que sonara como si estuviéramos tocando en vivo. Pero hubo un inconveniente, por que la primera tanda la había grabado Juan Antuz y la segunda Ramón. Si te ponés a escuchar hay algunas diferencias, en el sonido de las baterías más que nada, pero se pudo equiparar. Elegimos el estudio El Pie, de Alejandro Lerner, para masterizar con Sebastián Hillman y Mario Breuer, quedó muy bueno.

Afiche de la presentación de «Corazón de Blues»

Si bien venían tocando sus canciones antes de grabarlas, fueron ganando protagonismo en los shows siguientes a la grabación, sonando en las radios, hasta llegar a la gran presentación oficial del disco, el 8 de Agosto de 1998 en lo que en ese momento se conocía como La Zona (dado que el grupo La Zona lo regenteaba), pero que en realidad es la Sociedad Francesa de San Juan 751. Para esos shows también incluyeron algunos covers (la apertura de Green Onions, What a Wonderful World), las 10 canciones del disco, y algunas canciones nuevas que no llegaron a grabarse (Rock & Roll de Federico, Lluvia de Verano, No Llores Más y Fanky). Ahora esa es la pregunta, ¿por qué no se grabó otro disco?, ¿Qué pasaría de ahí en más con Peces Gordos? Dejemos que la cuenten ellos:

Cachi: Cuando empezamos a ir a Buenos Aires, fuimos a un lugar en San Telmo invitados por la gente de Blues Special, y participamos de un compilado en vivo, grabado por Rinaldo Raffanelli (N. del R.: bajista de Sui Generis, Polifemo, etc). En esa época Chechi ya no estaba, estaban Cuchón y Dani Pacheco. Hubo intenciones de grabar un disco, se iba a llamar Piel & Hueso, ya teníamos el material, pero fue una época en la que tocábamos muchísimo, andábamos mucho de gira, llegamos hasta Bolivia, Buenos Aires, todo el NOA, no había mucho tiempo de entrar a grabar. Nos separamos, y cuando volvimos en el 2012, llenamos el Teatro Alberdi, y decidimos, en vez de grabar un disco, sacar un DVD con ese show. Después empezamos a tocar, se compusieron canciones nuevas, pero nunca pudimos concretar un segundo disco. Y luego se vinieron las ultimas formaciones de Los Peces de las cuales ya no participe.

Iguana: No sé porqué no se hizo otro disco, llegó un momento en que Chechi se fue de la banda, y desde ahí no se produjo más de lo que ya estaba, veníamos tocando mucho el mismo repertorio. Ya estaba cansado, el ambiente musical estaba pudriéndose, muchas bandas de covers con computadoras. Nosotros jamás largamos una secuencia o una pista de nada, con esas cosas se iban perdiendo mis ganas, mi tolerancia hacia situaciones comunes que hay en todas las bandas, pero a veces uno las soporta y después las deja de soportar, fue mi caso, y me fui.

Chechi: Hay nuevas canciones grabadas en vivo, que nunca terminaron siendo un disco. En un momento empezamos a patinar, ya teníamos material para un nuevo disco, por eso termino dejando la banda, yo estaba con muchas ganas de seguir componiendo y otros no tanto.

Luis: teníamos material para grabar varios discos, temas que fueron tocados en vivo y quedaron registrados en video, que seguramente en algún momento los vamos a grabar.

Pancho: se apagó un sueño que cada uno, algunos más otros menos, tenía; una ilusión que se fue dando contra la realidad y se terminó de estrellar cuando el manager (Federico Mainardi) en un viaje a Buenos Aires se puso en contacto con una gente que se iba a hacer cargo de producir este disco y los posteriores, hacer giras, darnos a conocer a otro nivel; llevarnos al plano nacional. Pero nos sugerían que para que esto funcione fuéramos al menos 3 veces al año a Buenos Aires con una estadía de 3 o 4 semanas, lo cual fue una puñalada letal. Cada uno tenía su familia, algunos con hijos chicos, su trabajo, algunos en relación de dependencia. Para mí era abandonar mi objetivo principal de obtener mi título universitario, tenía que dejar mi carrera. Nos cambió a cada uno los sueños, las ilusiones, disgregando esa unión que teníamos, mató la posibilidad de hacer otro disco, nos dimos con que para lograr todo eso teníamos que andar mucho y lejos mucho tiempo. Ninguno estuvo dispuesto a sacrificarse hasta tal punto.

Iguana: Los Peces siguieron tocando mucho tiempo más, y no fue hasta una cena de fin de año de Swan donde nos juntamos con Chechi y Luis y conversando, salió la idea de volver, y concretar cosas que no se habían podido hacer, no sé si por falta de ganas o que, pero se habían dejado de hacer y yo tenía ganas de concretar (ese fue por el motivo por el que me fui, y también el motivo principal por el que me volví a ir). No estábamos concretando nada, teníamos un disco entero listo para grabar y no lo grabamos, querían hacer más temas nuevos y yo quería dejar plasmados los que ya teníamos.

Volante del show presentación de «Corazón de Blues»

Parafraseando a la canción emblema del disco, “Para Mí”, hay momento de su vida como banda que se llevarán hasta el fin. Consultados acerca de su visión del disco con el tiempo transcurrido, fue una constante que mezclaran como ven y sienten el disco ahora con una catarata de recuerdos de su vida en la banda. Tanto que hizo que celebraran los 20 años del disco y surgiera una vuelta a la actividad que solo el tiempo dirá que les/nos traerá (¿canciones nuevas? Disco nuevo? Unos shows y siguen con sus vidas musicales?). Leamos que balance sacan del disco:

Pablo: Creo que el disco tiene el toque  justo de rock pero no tiene un estilo determinado, varía entre rock, funk, de todo un poco pero con la personalidad que tenía en ese momento la banda, que era bastante ecléctica ya que veníamos de tocar de todo. Es un disco que va a quedar en el tiempo como algo de avanzada para esa época, no creo que hay canciones que sean fáciles, más allá de Para Mí que es un acústico, son todas bien elaboradas con letras que dicen algo, con cortes, puentes, remates, creo que es un buen disco. Fue como un parto esperar al correo, recibir las cajas, abrirlas. Tuvo su espera y su misterio eso de hacer un disco, fue una de las cosas más lindas que me pasaron

Iguana: Las canciones me las acuerdo a todas, creo que si nos juntamos ahora a tocar las canciones nos acordaríamos todos. Hay canciones que no están en el disco que me gustan más de las que están. Lo que pasé con Peces Gordos fue una cosa única, increíble, muy divertida, fuimos familia, y de haber sido familia quedamos muy amigos entre todos, nadie se fue peleado con nadie ni con ningún tipo de rencor, nos seguimos viendo, con Chechi tuve una actividad musical intensa, toqué en la banda de Cachi, todos seguimos nuestra parte musical, pero creo que ninguno llegó a tener con sus otros proyectos lo que se tuvo con los Peces, que fue increíble. Hicimos cosas que no recuerdo otra banda que lo haya hecho, salvo La Banda de Rock & Roll (N. del R.: banda de Santiago Caminos de principios de los 90’s) usando escenografía, actores, video

Vampiro: Estuve escuchando algunos temas del disco hace poco, está bien, los Peces siempre buscaron un sonido clásico, que fue logrado. Es un gran disco, con canciones que se instalaron a fuerza de ser excelentes canciones, Y todo Tucumán conoce varios temas de ese álbum. La verdad es que fue una experiencia fundamental en mí carrera, Tanto desde lo profesional como desde lo afectivo, Tocamos en todos lados realmente, incluso giramos con Memphis La Blusera. Y la amistad, el cariño y el respeto con todos los Peces es invaluable e inolvidable para mí

Pancho: no me acordaba que había pasado tanto tiempo, no lo tenía presente, se me vienen todos los momentos encima. Lo recuerdo de la mejor manera, fue una etapa maravillosa, espectacular. El momento de la presentación, y lo que vino después, me trae muy buenos recuerdos; todos los desacuerdos que pudo haber quedan opacados. Estoy muy agradecido a cada uno de la banda de que me hayan dado este lugar y darme todo lo que me dieron

Cachi: En estos años que no estuve tocando con ellos siempre de una u otra forma la gente se acercaba y me hacía acordar. Una vez lo estaba bañando a Balti (N. del R.: su hijo menor), tenía un año y medio, 2, era chiquito. En la casa de enfrente había obreros, que siempre escuchaban radio, y uno cambia el dial y justo estaba sonando Barrio Oeste II.

Luis: “Corazón” fue un álbum sumamente fructífero que nos dio muchas satisfacciones y que además se escuchó en todos lados, hasta tuvimos la oportunidad de ir a tocar con Pablo a EEUU. Nos duró mucho “Corazón de Blues”, 20 años pasaron y se sigue escuchando.

Pablo Pacifico, Iguana Abregu, Chechi Bazzano, Luis d’Orieux, Cachi Pajon

Seguro se están preguntando que están haciendo los Peces con su vida musical, así que acá vamos: Cachi Pajón tiene Mil Castigos (antes llamados Imago, por donde también pasó Iguana), y además acaba de sacar un disco solista instrumental, “Ancestros”. Chechi toca en Tripas Calientes (por donde también pasaron Luis e Iguana) y en C-Nota (con Iguana). Pablo canta Jazz y se presenta como solista acompañado por los Sukampiones (con algunos musicos que pasaron por otras formaciones de Peces). Luis tiene La Pesada del Gordo con músicos muy jóvenes del interior. Pancho vive en La Cocha, divide su carrera de contador entre capital, el sur de la provincia y Catamarca. Iguana toca en C-Nota con Chechi y en Panzones (con su hijo Facundo)

 Concluyamos entonces con un imaginario brindis por estos 20 años de unos de los discos claves de la escena rockera tucumana, de una banda igual de trascendente, mientras esperan la siguiente nota de repaso de alguno de los otros 3 discos que estamos preparando.

 Contanos acá abajo tu recuerdo de “Corazón de Blues

 

Eduardo Marce y Alvaro de la Vega

La Insignia y el primer video clip tucumano

Si bien hubo algunas experiencias audiovisuales antes, como la presentación de UT en Canal 10, o los playbacks de Flux que sonaban en los «intermedios musicales» de Canal 8, hasta 1995 no se había hecho un videoclip hecho y derecho, que pudiera distribuirse en los canales de música y tuviera ideas visuales y una cuidada edición. Sería para La Insignia y la canción «Esconderme«. Darío Souza, cantante y guitarrista, y Eduardo Sanchez, que se encargaría de la cámara, nos cuentan detalles de ese video. Más abajo, las 2 versiones del video, una temprana primera edición, y la que finalmente se presentaría en el Centro Cultural en el año ’96, y llegaría a emitirse en Canal 26 y Much Music.

La Insignia – Esconderme (Versión 1)

Darío Ruso Souza: el video de Esconderme más que nada fue una inquietud de Timmy Aciar (bajista de la banda), estábamos en los 90, con el furor de MTV, y los videos estaban a full. La idea fue de Timmy, y fue antes de grabar el cassette (N. del R: se refiere a la producción independiente en cassette del ’96), lo hicimos con el audio del compilado Tucuman Rock.

Eduardo Chiri Sanchez: Lo que queríamos hacer era algo frenético y oscuro,  en esa época las bandas tenían esa impronta de Pearl Jam y por ese lado teníamos que ir también en el video. Recuerdo que le dije a Timmy “estaría bueno que Ruso se levante y empiece a correr por la ciudad” y un poco esa fué la idea.

Ruso: Lo hicimos con cero pesos, en ese momento no teníamos dinero. Timmy ya estaba trabajando en CCC y comenzando con su productora, usamos unos VHS usados grabados con otras cosas, Chiri tenía una cámara. El equipo de producción era Timmy que era director, editor, todo, y Chiri  hacía cámara, era asistente… costo de producción, cero. En esa época hacíamos la broma de que nos había costado un Ades y 4 tortillas, que fue el desayuno del primer día de producción; después no gastamos nada porque no teníamos un peso. Se filmó en 2 locaciones: una en El Bajo, en la pieza de Mario Marquez ( guitarrista), donde se filmaba la escena donde yo me levantaba de la cama, y el local comercial que tenía Fabián Valdez (bajista de Casta & Pura y otras bandas) debajo de su casa, donde armamos el set para filmar a la banda tocando. El resto eran exteriores, todo en las calles de El Bajo. Se puede decir que se filmó todo en El Bajo, nosotros teníamos la sede allí, los chicos (Mario y Fabián Cosiansi, baterista) vivían ahí. El Bajo para nosotros tenía un contenido simbólico importante, entonces lo hicimos ahí. Salíamos a filmar bien temprano, a la mañana cuando no había nadie. Arrancábamos a las 6 de la mañana.

Chiri: Unas pocas luces y movimientos de cámara nos ayudaron para hacer las tomas de la banda. Nos quedaba hacer las tomas de Ruso en la calle, para eso nos fuimos los 3 (Timmy, Ruso y yo) una madrugada a la zona del puente Lucas Córdoba y el Bajo; yo tenía un Fiat 600 en el que nos movíamos y al que usamos de “carro de travelling” en unas tomas por la Av. Saenz Peña al 100…. cuando hicimos el travelling con el auto Ruso salió corriendo y nosotros nos quedamos atrás.

Ruso: Como no teníamos un mango había que suplir esa falta de recursos con la creatividad. Hay un travelling donde voy corriendo por la Avenida Saenz Peña, y eso está hecho con el Fiat 600 que tenía Chiri. La camara me acompañaba mientras corría, y él iba tratando de estabilizar la cámara mientras agarraba los baches. Para los solos de guitarras (Mario y Willy Acosta) habíamos hecho un efecto de luz donde le poníamos una botella con agua delante del reflector y movíamos todo para que la luz tenga un efecto. El gran truco final es el salto mío desde el puente de Banda del Río Salí

Chiri: La edición corrió por cuenta de Timmy con los medios que había en ese momento, que eran muy pocos (no tenía computadora, con eso te digo todo).

Ruso: salió en el programa del Pato Galván (Atorrantes, Canal 26), meter el video ahí para nosotros era una gran cosa. Después vino Rolo con 448 y nos pasó el trapo con su video en MTV.

La Insignia – Esconderme (Versión Final)

Gonzalo Fares

Edad: 38

Apodo: Gordo

Instrumento: Guitarra y voz

Banda Actual: Burro de Arranque

Bandas que militó: Requiem, Nomine, Black Caravan, The Joncas

Gustos musicales: Karma Sudaca, La Insignia, Tripas Calientes, Tapalin.

Anécdota

Estimo que fue por el año 2004; se había organizado recital en el club Union Aconquija, en Yerba Buena, a beneficio de un vaguito que había quedado paralítico y se recaudaban fondos para su tratamiento.

En ese tiempo tocaba en Nomine y éramos la segunda o tercera banda, no recuerdo bien. Yo estaba estrenando un micrófono inalámbrico en la viola y se había quedado sin batería, entonces cuando conecto la viola con el cable,  se arma el lío: porque el micrófono hacía de puente con la guitarra, y si yo tocaba y agarraba el micro hacia maza. Me doy cuenta porque en un momento probé el micrófono para decir una huevada y me pego una trompada en la geta, entonces dije, «no canto más» jajajaj.

Me olvidé de este episodio, y en el último tema, «Imperio del mal«, estábamos todos agitando, moviendo la peluca (en ese momento tenía pelo). Apenas empieza la parte cantada nos acercamos con Charly (cantante) hombro con hombro y con el micrófono en la mano nos rozamos, y ahí empezó el bolonqui jajajaaj.

Yo me caigo al piso creyendo que Manzana se me había tirado desde la batería, por el golpe de fuerte que sentí; la corriente me tira al piso y la viola todavía me daba la corriente hasta que la pude soltar, pero Charly tenia el micrófono en la mano y no lo podía soltar, entonces a él le dió peor y cae al suelo. Cuando me logro reincorporar, me acerco al Pelao (Charly) y me dice, » loco no siento de la cintura para arriba», me asusté mucho.

A todo esto aparece el sub-normal de Daniel Paez (Adán Cabrón) gritando, «¡¡traigan un buscapolo!!», el Pelao lo mira y le dice «¡¡¡llama una ambulancia, que buscapolo!!!» jajajajaj. Estuvimos como 10 minutos en el piso, la gente no entendía que pasaba jajajaj, hasta que se dieron cuenta que era serio. Cuando se reincorpora Charly se lleva un lindo aplauso y de ahí subió el padre de uno de los vagos que era medico, nos revisó y cuando nos sentimos un poco mejor le preguntamos si podíamos chupar cerveza, nos dijo que si. De ahí nos fuimos a un bar a tomar unos porrones. Anecdótico!!!

Video de Nomine en vivo en el Juan B. Teran – «Un Show Electrizante !»

Matias Medina Meson

Edad: Adivinen!

Apodo: No tengo

Instrumento: Bateria

Banda Actual: Nysas

Bandas que militó: Crios, Zyon.

Gustos musicales: La Insignia, Alcanfor Para Gorriones, 448, Once Mares, Zener, Nadadores, El Clan de la Niebla, Delphoz y muchas más.

Anécdota

Con Críos invitamos a Corbata (cantante y bajista de Carajo) para participar del disco. El iba a grabar el bajo en una canción, aprovechando que venía, decidimos organizar un reci junto a Minoría Activa, iba a ser una excelente fecha pero al final nunca vino… un bajón.

Pasó un tiempo y nos vamos con Rolo a Bs. As. a promocionar el disco y me dice que los chabónes de Minoría Activa estaban en MuchMusic; iban a tocar ahí, entonces decidimos ir a verlos y hacer contactos para la promoción del disco de Críos. Ahí lo encontramos a Corbata, me acerqué y nos pusimos a charlar y le pregunté qué había pasado, por qué no fue a Tucumán por lo de la grabación y eso… Me contestó que cuando fue al aeropuerto no figuraba su nombre (Marcelo Corbalán) sino «Marcelo Gallardo» jajajajaj, como el técnico de River, y nos cagamos de risa. Al final me quedé con él, íbamos de un lado a otro y la gente le pedía fotos, entonces yo me quería hacer a un lado pero la gente me decía, “no, vos también”. ¡Se querían sacar fotos conmigo también!, yo no entendía nada jajajaja.

Después nos encontramos con la mamá y la hermana de Chizo (de La Renga) y le decía, “cuándo van a venir por la sala” y me miraba a mi también y decía “tienen que ir a la sala” y la hermana de Chizo pela una foto de Corbata cuando era chico en dicha sala para que se la autografíe, y también se sacaban fotos conmigo, en fin…

Corbata se sube a cantar con Minoría porque estaba invitado. Luego me encuentro con Rolo de nuevo y me dice “vamos nomás», me presenta al manager de Minoría y nos fuimos conversando. Luego de varias cuadras y chabón me pregunta “¿pero qué hacés acá con nosotros, por qué no te quedaste con Corbata?”, Rolo salta y le dice “No, déjame que te explique, él es el batéro de la banda que te comenté de Tucumán”, entonces el vago dice, “¿pero que vos no sos el batéro de Carajo?” JAJAJAJAJA Ahí me cayo la ficha de que todo el mundo me confundía con el batéro de Carajo jajajaj tanta buena onda, se sacaban fotos conmigo creyendo que era Vilanova, nos cargábamos de risa cuando les conté lo que había pasado.

Crios en vivo en Much Music 1999

Augusto Gallegos

Edad: 38

Apodo: Mocho

Instrumento: Bajo

Banda/s auctual: Syderalus, The Worms.

Banda que militó: 13

Gustos Musicales: La Insignia, Avenido Popeye, Redd, Zener, Enjoy The Chaos.

Anécdota

Algo que me vino a la memoria fue lo que nos ocurrió una vez con mi anterior banda llamada 13, a la cual también pertenecía Nico Auvieux, con quien actualmente formamos Syderalus, junto a Isaac Llovera.

Corría el año 2007, mes de Julio, en medio de ensayos e intentos de grabación de demos, 13  seguía en pie desde el 2000…pero no por mucho más. Ésta fue, si no mal recuerdo, la última presentación que tuvimos como banda.

Recuerdo entonces que Nico nos propone tocar en el ciclo “Virla Joven”, que formaba parte del 9º Julio Cultural Universitario en el “Centro Cultural Eugenio Flavio Virla”. El Ciclo incluía una serie de performances y muestras artísticas, mientras bandas en vivo acompañaban la puesta en escena. A nosotros nos encomendaron tocar en vivo, mientras el ex bajista de Los Redondos, Semilla Bucciarelli, realizaría una serie de dibujos digitales que se irían proyectando sobre el escenario, conforme la banda realizaba su presentación.

A nosotros nos gustaba acompañar nuestras presentaciones con pantallas, imágenes y videos, efectos, luces, etc…todo esto porque éramos muy “pescaos” como para ponernos a saltar, hacer headbanging, o cualquier otro circo que hubiese que hacer sobre el escenario…entonces teníamos que acompañar la música con otra cosa…jaja…

La cuestión era “¿qué hacer?” entonces mientras el artista plástico plasmara su arte sobre nuestras cabezas…así es que se nos ocurrió que para comenzar, debíamos hacer una introducción instrumental “muy mística”, en la que cada integrante iba a ir haciendo su entrada triunfal, uno a uno, hasta que la banda esté completa y recién ahí explotar con la música de lleno…¡faaa!. Sonaba copada la idea.

Llegado el gran día y habiendo realizado con éxito el armado del escenario, la prueba de sonido, estábamos listos; ¡chuuu que nervios!, se apagan las luces, se corre el telón, entra Diego Ramiro Pápiz (Exeo, Coveck) quien se abalanza con sutil delicadeza sobre su KORG TRINITY, y comienza a sonar una atmósfera espectral, en medio de la penumbra que irradiaba la tenue luz y el humo del escenario, ya comenzaban a aparecer los primeros trazos de Semilla sobre la pantalla gigante…hace su entrada el amo de las texturas sonoras, Nico Auvieux, quien con sus efectos espaciales de guitarra, sumaba color a la atmósfera de la velada…los dibujos de Semilla se volvían siluetas coloridas sobre la interactiva pantalla, no volaba una mosca…y llegó el turno de Caeto Vélizalias KtrasK (6 Monos), se abre el telón, saca la cabeza, mira la audiencia, pasa su cuerpo por sobre los cables, se ríe nervioso, hace un paso, y cuando está por hacer el segundo paso, ¡PATAPÚFETE!, se escucha un seco ¡POCK!… Exeo levanta la cabeza en cámara lenta, mira al público, consternado, gira lentamente la cabeza, lleva sus manos a su cara…y ahí estaba el, riéndose nervioso, Exeo lo mira y exclama la frase: “tenía que ser Caeto”…había literalmente desenchufado los cables de alimentación de todo lo que había sobre el escenario, ¡¡¡que cul…!!! ¡¡¡Toda la mística atmosférica al carajo!!!

La gente comenzó a reírse primero, sin saber que había pasado, y al instante, al comprobar que era un moco del guitarrista estrella haciendo su entrada triunfal, comenzamos a cagarnos de risa todos, incluido el Semilla !que tiró su lápiz óptico al carajo! La gente comenzó a aplaudir, animándonos a proseguir con el recital…Ahí nomas con la ayuda de todos, se acomodamos los cables, y pudimos seguir con lo que se había planeado.

Y yo…”¿que mi plata no vale?” me quedé sin mi entrada magistral, ya que era el último que quedaba atrás del telón, gracias Caeto, a la mierda mis 5 segundos de fama…jajaja

¡Excelente recuerdo, muy lindos momentos pasamos con estos changos!

13 en vivo en el Teatro Eugenio Flavio Virla

 

Tucumán en Cinta – Parte 3

Seguimos recordando algunas grabaciones del rock tucumano en esta última parte de las 3 que componen esta nota.

A mediados de los 90, y con la llegada del ADAT (un sistema de grabación digital en cassette de video SVHS) llegaría el Estudio Suono, donde se grabaron los demos de Lady Penélope, banda que luego se llamaría Los Chicles y también ellos registrarían ahí sus demos y primeros trabajos. En ese estudio luego grabarían El Cuervo, Poder Enano, DEC, y muchos más.

Gerardo Alderete, tecladista de varias bandas durante los 80, comenzó grabando pequeñas producciones en un grabador Tascam a cinta de 8 canales, que también sirvió para grabar el disco perdido (robado, en realidad) de Acertijo. Su próximo paso fue abrir en la planta alta de su casa familiar, los Estudios del Jardín, también con tecnología ADAT, primero en 16 canales y después saltando a 24.

 La Banda de Rock And Roll - Ruleta Rusa - 1992 - TucumanRock

Es en ese estudio (que sigue en la actualidad en el cuarto piso del Ente Cultural) donde se registraron algunas de las grabaciones clave en el primer lustro, como son los cassettes (copiados artesanalmente) de La Banda de Rock & Roll (Santiago Caminos, Luis Corvalán, Victor Fernández, Luis Gómez Salas, Franco Pinna y Chechi Bazzano) y El Negrex & Los Almirantes (Negrex Delgado, Gustavo Parrado, Javier Almirón y José Almirón). Sí, adivinaron, están descatalogados también, pero algunos archivos circulan por ahí.

Una Historia Diferente - Tucuman Rock - La Sesion - La Banda de Rock N Roll - Juez Dredd - 1994 - TucumanRock

Unos años después, en 1994 y en el mismo estudio se registraría lo que es el primer CD y la entrada al mundo digital de la escena rockera tucumana, aunque haya quedado olvidado. Se trata del compilado “Una Historia Diferente”, producido por una empresa de viajes estudiantiles, y que nucleó a Punta Persa (Marcelo Bertolino, José Fernández, Marcelo Ruffino, Gustavo Spindler y Rafa Vargas), La Sesión (Flavio Vazquez, René Darwich, Silvio Mercado, Gerardo Alderete, Cecilia Paliza y Hernán Soria), el entonces trío Juez Dredd (Raul Aybar, Pipa Ogayar y Daniel Amani), La Banda de Rock & Roll (ya sin Chechi Bazzano) y una suerte de canción institucional del rosarino Lalo de los Santos.

Tucuman Rock Compilado - La Insignia - Juez Dredd - Punta Persa - La Sesion - Peces Gordos - 1995 - TucumanRock

Un año después llegaría otro compilado, pero solo en cassette, llamado «Tucumán Rock», que incluiría a La Insignia (Fabián Cosiansi, Timmy Aciar, Willy Acosta, Mario Marquez y Darío Souza), Juez Dredd (sin Ogayar y con Bernardo Kutscher y Pancho Gonzalez), Punta Persa, La Sesión (Paliza, Vazquez, Alderete, Exequiel Frías y Fabián Falzone) y una de las primeras formaciones de Peces Gordos (Pablo Pacífico, Luis d’Orieux, Ricardo Abregú, Chechi Bazzano, Leo Vera y Ariel Ortega). Grabado en Estudios del Jardín, contiene 2 canciones de cada una de las bandas, quienes financiaron colectivamente la edición.

Para 1996 la cosa avanzaba y llegaría un punto fundamental: el primer disco de 448. También registrado en los Estudios del Jardín, es el primer CD de una banda de rock de Tucumán. Si para ese entonces, a 2 años de su debut, la banda (y su convocatoria) crecía show a show, a partir de ese disco pasaron los límites de la provincia y hasta del país.

Cerramos este repaso acá. 448 marca un quiebre en la época, y merece algunos informes más exhaustivos. Cambió la forma de producir, los lugares donde hacer shows, se abrió el juego a los shows en barrios, y el resto de las bandas se dieron cuenta que era posible editar un CD, algo difícil y desconocido en ese tiempo. Había un público (que siguió creciendo) que empezó a consumir música local e incluso a hacerla. Muchos CDs se editarían en los próximos años y en algún momento se irán comentando en esta página, así que dará para muchas notas más. Además, la cinta no sería necesaria, y nuevas tecnologías y formas de producción harían todo más accesible. Pero eso ya lo saben

Muchas historias resumidas en esta(s) nota(s) merecerán su propia post, o no, y seguro olvidamos demos o grabaciones, que ustedes pueden recordarnos. Porque TucumanRock.com somos todos.

448 - TucumanRock

Tucumán en Cinta – Parte 2

Continuando con el posteo anterior, vamos a seguir ahora con 10 años de mínima edición discográfica. Aunque hubo algunas grabaciones que circularon en forma de producción independiente artesanal, ninguna fue editada en vinilo o cassette de forma industrial.

Si bien en dicho post vimos que entre 1970 y 1987 se editaron 2 LPs (el primero de Redd y Flux), 2 simples (Los Fantasmas y Los Bang) y un disco que quedaría congelado hasta 1996 (el segundo de Redd), existen algunas grabaciones de ensayos y recitales, como las de Trícupa y Redd que se pueden encontrar en YouTube, y seguramente hay más que circularon en su momento y hoy están olvidadas.

A fines de los 80 era muy raro encontrar estudios de grabación. Viene a la memoria solo uno en la calle Frías Silva, que grababa en cinta en 4 u 8 canales (¡ay!, la memoria…) mayormente dedicado a jingles, cumbia o folklore, donde en 1988 registrara su demo Sinfonía 9, la banda de unos jovencísimos Victor Fernandez (Loco Chico), Luis Sucar y los hermanos Fabián y Esteban Marquez. Obviamente, grabar tenía su costo y en pago del servicio, hicieron que Victor cantara un jingle para un supermercado de Catamarca.

Entre las grabaciones que circulaban en ese tiempo estaban algunos ensayos de Arena (Tato Paz Posse, Sergio Giusta, Roberto Madrid), Sistema K (Jorge Rodriguez, Chechi Bazzano, Gustavo Parrado, Gerardo Alderete), Ticket, UT, un show en vivo de Fuzz (Luis dOrieux, Chechi Bazzano, Luis Lezcano, Julio Herrera) en Monteros, entre otras bandas, todo grabado de forma muy rudimentaria: con grabador de cassette conectado a la consola o ubicado en forma estratégica para que tome de aire el sonido de los amplificadores y batería.

Sobre el final de la primera etapa de Redd, Esteban Cerioni estaba radicado en Buenos Aires, donde además de oficiar de sonidista y participar de diversas bandas como Trigémino y Taxi, grabó entre 1982/83 un disco llamado De Tiempos Pasados que circuló de mano en mano hasta que recién encontró su edición en CD en 2004 por el sello porteño Viajero Inmóvil. El disco reúne composiciones inéditas de La Pequeña Banda de Tricupa, La Piedra, Redd, Vassa y Trigémino, y participan del disco amigos de la talla de Fito Páez, Lito Vitale, Ricardo Mollo, Tuerto Wirtz y una lista de jovenzuelos que ahora a la distancia conformarían un «dream team».

 

El Estudio Portátil

Hacia mediados de los 80 se popularizó entre los músicos el portaestudio, un grabador a cassette generalmente de 4 pistas, que permitía grabar cada pista individualmente y luego mezclar para generar un master. Creada a fines de los 70 por la compañía TEAC, fueron usados por muchos músicos conocidos para hacer pre-producciones de sus discos (o incluso los mismos discos como Nebraska de Bruce Springteen),  y también para hacer demos de difusión,  pese a sus limitaciones.

Para el año 90, Martín Lajmanovich adquiere un portaestudio Tascam. Esto sirvió para que Acertijo, su banda de ese momento (junto a Adrián Llovera, Carlos Juarez y Juan Carlos Narbaja, al que después retornaría Jorge Rodriguez) grabe 9 canciones durante un par de años que, recuperadas tiempo después, aparecerían en YouTube en 2017 comoLeyenda Urbana«. Pero Martín (en ese entonces también sonidista) abriría las puertas de su casa para que otras bandas compartan la experiencia de grabar, entre ellas El Escuadrón de la Reina (Mario Marquez, Luciano Valle y Fabián Cosiansi) y Hades.

Hades (Tony Molteni, Gustavo Coronel, Daniel Amani, Maxi López y Gabriel Diaz Enrico) grabó primero 3 canciones en el año 90, y luego volvería al estudio de Martín en el 91 para hacer una preproducción de “Dentro Mío”, una de sus canciones que luego grabarían en Bs. As., en los estudios Panda, y sería incluída en el disco doble “Metálicos Argentinos”, editado en vinilo y hoy también descatalogado.

Curiosamente, la portaestudio que fuera de Martín caería en manos de Maxi López, y con ella grabaría, entre otras cosas, el cassette de La Insignia (Fabián Cosiansi, Mario Marquez, Dario Souza, Timmy Aciar) publicado en 1996. Ellos ya habían grabado anteriormente (en su formación anterior, junto a Willy Acosta) en una portaestudio Yamaha también de 4 canales, perteneciente a Daniel Sales, que también sirvió para grabar a Otros & Bufones (el eslabón perdido entre Hades y Karma Sudaca, con Tony Molteni, el propio Daniel Sales, Calavera Maidana y Gabriel Jofré). Volviendo a Maxi, luego grabaría los primeros trabajos en CD de La Insignia, Karma Sudaca, Críos, y un largo etcétera.

Otro de los que se aprovecharía de los beneficios de la portaestudio sería Pipa Ogayar, que lanza en 1995 con su primer cassette “Porquerías Mías” acompañado de los chicos de Niebla Púrpura como banda. Le siguió “Emociones Pasajeras” en 1996. Ambos fueron en paralelo a su labor en Devas primero y Karma Sudaca después, hasta que se dedicara por completo a su profusa carrera solista que sigue hasta ahora.

En la próxima entrega, más de los 90, y la entrada en la escena de los primeros estudios profesionales, que sumados a las nuevas tecnologías, mejorarían el audio de las grabaciones locales. Esperen, no falta mucho.