Un Lugar Donde Me Sienta Feliz: Peces Gordos y los 20 Años de Corazón de Blues

Ya habíamos contado en otras oportunidades sobre grabaciones en el rock tucumano. Desde los simples de Bangs y Fantasmas, pasando por los discos de Redd, demos y producciones independientes, hasta llegar al CD de 448 en 1996, al que seguro también le debemos una nota.

Sin desmerecer los compilados editados en CD, “Una Historia Diferente” de 1995 y “Rock a Toda Vida” de 1997 (del que verán que tiene algo que ver con lo que contamos hoy), tomemos entonces al de 448 como el primer CD de una banda tucumana, sigamos con el que sería el segundo CD, el de Pipa Ogayar, “Nada, Nada, Nada”, editado en 1997. Pero llegaría 1998, y con él 4 bandas, fundamentales en esos años, que asumirían la tarea de poner en plástico y aluminio sus primeros trabajos: La Insignia, Peces Gordos, La Banda de Tu Hermana y Karma Sudaca.

Comencemos entonces por Peces Gordos, el primero de los cuatro en grabarse. Con ustedes, “Corazón de Blues” a 20 años.

Portada de “Corazón de Blues”

Cómo se armó la banda:

Luis d’Orieux (Batería): La banda la armamos en un pub que se llamaba “La Rambla” (era como un subsuelo en la calle Corrientes entre 25 y Laprida), yo estaba como encargado ahí de la parte musical. Ese fue el comienzo de Los Peces, en el año 1993, y en el ’94 nos afianzamos como banda.

Pablo Pacífico (Voz): la banda está formada desde principios del ’94. La formación se empieza a consolidar en el ‘95/96 y comenzamos más seriamente con los temas nuestros.

Ricardo Iguana Abregú (Bajo): Yo entré al mes de que se formó la banda, reemplazando a Pedro Gómez.

Chechi Bazzano (Guitarra): yo creo que entré en el ’95, y para el ’96 ya estaba la banda armadísima, con Cachi, Iguana, Pablo y el Gordo, y con Vampiro incluso, que estaba en esa época.

Luis: Cachi es de Santiago del Estero e iba a todas nuestras tocadas, hasta que un día estaba entre el público, lo invitamos a subir y le propusimos pertenecer a la banda.

Cachi Pajón (Teclados): Yo ya venia de Santiago haciendo otras grabaciones con mis bandas de allá, con grupos de folclore, de guaracha, pero yo me vengo a Tucumán por Los Peces.

Luis: Panchito se subió a zapar una noche en Rosario de la Frontera y no se bajó más

Pancho Gómez (Saxo Alto): En enero de 1997 Silvio Mercado (N. del R.: baterista de varias bandas desde los ‘80s) los llevaba para Rosario De La Frontera (mi ciudad) y hablando con ellos sobre intentar cambiar un poco el sonido de la banda e incorporar un saxofonista, Silvio les dice que justo adonde iban estaba de vacaciones un saxofonista que cursaba en Tucumán. Me presenté en la prueba de sonido y quedamos de acuerdo en las canciones en las que iba a participar esa noche. Salió todo bien y terminando la noche me invitaron a tocar con ellos el siguiente fin de semana, y después ya me invitaron a integrarme al grupo.

Iguana: A Panchito lo conocimos una vez que fuimos a tocar a Rosario de la Frontera, él es de ahí, y se sumó para siempre. Hubo otros que se sumaban de acuerdo a la necesidad, como Vampiro y Carlitos Anastacio, que grabaron los vientos junto a Pancho.

Eduardo Vampiro Vardiero (Saxo Tenor, invitado): No recuerdo exactamente cuando empecé a tocar con ellos, pero habrá sido entre unos meses antes de la grabación y hasta un año y medio después. Mí participación en Los Peces era exclusivamente en sus shows de ese album. Fui el primer saxofonista.

Contratapa de “Corazón de Blues”

Las Canciones:

Chechi: a fines del ‘95/’96 componíamos las canciones en la casa del Gordo, en la calle Virrey Vertiz, salvo Peces Gordos, que ya estaba hecho, y Para mí, que Pablo ya lo tenía hecho pero en otra versión, era más rápida y yo se la arreglé para que quede como se grabó en el disco. Las canciones salían por zapadas o alguna idea que tirábamos, enseguida Pablo esbozaba una melodía y nosostros se la completábamos, hicimos los arreglos ahí. Para los arreglos de vientos tiraba algunas ideas yo. A las letras, Pablo mayormente las escribía en el ensayo, no sé si fue la de Barrio Oeste II o Patricia Natural, que la escribió al toque y después de cantarla una vez hizo un bollo y tiró la letra, y ya se la acordaba.

Cachi: Cuando entré a la banda tenían 5 canciones propias, Peces Gordos, Mucho Poquitito y Nada, Para mí, y otros 2 que descartamos. Yo era el nuevo y tocaba de otra forma diferente a los anteriores tecladistas. No opinaba absolutamente nada al principio, después empecé a proponer cosas musicales y empezaron a gustar y es como que les empecé a abrir la cabeza y ellos empezaron a abrirme la cabeza a mí. De ahí empezamos a componer algunas canciones. Después me abrieron un poco el camino para que pueda meter composiciones mías, más que nada la música porque las letras las hacía Pablo. Chechi hizo muchas composiciones, Iguana también, era una banda con cabezas bastante polenta, y teníamos carácter fuerte también.

Iguana: Peces Gordos salió en una prueba de sonido que hacíamos antes de tocar en Alto Urquiza, las demás salían en los ensayos.

Luis: en el camino de aquellos viajes, aprovechábamos para ir componiendo y armando temas o sacando covers y armar la lista de temas.

Cachi: Patricia Natural, por ejemplo, salió en Santiago. Había una travesti que se llamaba Patricia; Pablo le agregó el Natural, hizo la letra y se completó todo. Para Mí fue la primera canción que compuso Pablo, cuando tenía 15 o 16 años. Después salió Barrio Oeste II, que fue genial, cuando la terminamos de componer fue como que la canción nos dictaminó sola todos los arreglos. Las canciones iban saliendo así.

Chechi: laburábamos tocando covers y un par de canciones propias, Peces Gordos y Blues de ReMI de Ariel Ortega (N. del R.: ex tecladista), después nos fuimos consolidando como banda de canciones propias. Fue una gran experiencia de composición grupal. Si bien el disco tenía la influencia de Memphis y otras bandas, las letras hablaban de lo que pasaba en Tucumán, o de historias que había vivido Pablo, o los Peces durante las giras.

Los Arreglos:

Pablo: los músicos que estaban eran demasiado buenos, y los arreglos y las formas que les daban a mis letras y a mis canciones primitivas eran grandiosas.

Pancho: Hubo muchos ensayos en lo del Gordo, mucho de dejar volar la imaginación, intercambiar ideas, opiniones, matices. Uno caía con una idea de canción que se estaba gestando, esa idea empezaba a mutar con los aportes de los integrantes, siempre llevando el estandarte Chechi con su conocimiento, tambien Cachi con su formación académica, todos hacíamos lo que podíamos. Luis no tiene formación académica pero tiene mucho oficio, años tocando.

Iguana: lo que más recuerdo es hacer los arreglos de vientos y esas cosas sin saber, no teníamos idea, nunca habíamos arreglado canciones para un disco, lo hicimos todo nosotros.

Vampiro: Imposible olvidar como se hicieron los arreglos. Estaban hechos por Chechi y por Cachi, o sea, intocables prácticamente. Es que es MUY distinto pensar arreglos de vientos si no sos instrumentista de vientos. Las alturas, ligaduras e inflexiones son casi opuestas entre una guitarra y un saxo. Fue (al menos para mí) un dolor de huevos aprenderlos. Y por eso te destacaba que fui el primer saxofonista, a mí me tocó hacer sonar esos arreglos. Fue bastante peliagudo. Cuando entró Pancho (que ya estaba establecido como el saxo titular) fue al mismo tiempo que Carlitos Anastacio en trompeta, y las tres voces ya estaban completamente resueltas. No te olvides que eran arreglos de Chechi “1000 acordes” Bazanno y Cachi Pajón, docente titulado de piano y armonía. En resumen, salvo tocarlos, estaba todo resuelto.

Chechi: La preproducción se fue haciendo mientras planeabamos el disco, fuimos con las canciones bastante aceitadas, los arreglos estaban escritos, los de vientos principalmente. Alguna cosita puede haber salido en el estudio, pero la mayoría ya estaban hechas.

Peces Gordos – Mucho, Poquitito y Nada (clip)

Ya contados los detalles de cómo se fue armando la banda, las canciones y arreglos, llegaría el momento de grabar, y ahí es cuando volvemos al citado compilado “Rock a Toda Vida”. El germen de este CD fue un concurso donde, durante 4 domingos, un montón de bandas tocaron en las instalaciones del shopping de la Terminal y un jurado evaluaba e iba eligiendo las que iban a una fecha final. Algunas bandas no participaron, varias históricas fueron quedando afuera (caso Los Chicles, Juez Dredd, Khatrú, entre otras) y en la última jornada quedaron seleccionadas las que grabarían 1 canción (La Insignia, Hocus Pocus y El Negrex) y las que grabarían 2: Karma Sudaca, Hernán Vallejo con Stradivarius, Casta y Pura, Los Anteojos del Tío Freddy y, claro, Peces Gordos, quienes tendrían sus canciones al inicio del disco (Barrio Oeste II) y cerrándolo (Pollo a $6), aunque no sería la mezcla que escuchamos en “Corazón de Blues” sino que es la que harían los productores sin intervención de las bandas participantes. El compilado saldría editado en 1997. Sigamos con el relato de los protagonistas de esta nota:

Luis: se vio la necesidad de grabar, justo en ese momento ganamos un concurso de bandas, era un compilado de distintas bandas. Fuimos a Santiago a grabar este disco en el estudio “La Mosca”, de Juan Antuz. Nos dieron la posibilidad de grabar 2 temas para el disco.

Chechi: y ahí salió la idea de grabar el disco completo. Cachi ya tenía experiencia de grabar ahí, y los resultados habían sido buenos.

Iguana: Aprovechamos ese estudio porque ahí grababamos las bandas que habíamos ganado el concurso de “Rock a Toda Vida”. Esa grabación de 2 canciones no nos costaban dinero ya que la pagaba el shopping de la Terminal, y grabamos las otras canciones.

Cachi: Uno de los productores del compilado era uno de los guitarristas de Virus (Daniel Sbarra), ellos no tocaron nuestro laburo, realmente estábamos haciendo las cosas bien. Fuimos la única banda a la que no le dijeron nada, ni tocaron nada de los controles.

Luis: Varios teníamos experiencia de grabar, pero grabar con Los Peces era algo especial, fueron días muy intensos, porque nos fuimos un viernes después de tocar a la tarde. Al otro día arrancamos a grabar a primera hora, ahí se nos sumaron Vampiro y Carlitos Anastacio.

Cachi: se grabó en 2 fines de semana. Tocamos el viernes en el Shopping de la Terminal, desarmamos y nos fuimos a Santiago, nos quedamos en mi casa, y arrancamos el sábado a la mañana hasta el domingo a la noche, esa fue la primera sesión.

Iguana: Grababamos todos juntos guitarras, baterías, bajos, vientos y las voces, y el resto lo grabó Cachi después, todavía estaba viviendo en Santiago, y después invitamos a Juan que puso un solito. Grabamos como 24 horas seguidas, empezando a las 10 de la mañana de un sábado y terminamos a las 8 de la mañana del otro día.

Pancho: era la primera vez que grababa con una sección de vientos. Yo tenía todavía mi primer saxo, aún con la boquilla original, que nunca es de lo mejor, y estar con ellos que ya tenían su sonido y mucha experiencia fue algo enriquecedor. Grabar los 3 vientos juntos fue un desafío tremendo, más con Juan siendo tan meticuloso, nos hacía escuchar los detalles para poder conjugar a la perfección los vientos y lograr la armonía, los tempos, los detalles, los crecientes y decrecientes.

Arte interno de “Corazón de Blues”

La primera parte de la grabación comenzó el sábado 12 de Abril de 1997, y terminaría el día lunes 14, si bien en el libro interno del CD figura “Entre el 14 y el 16”. El lunes 14 era el día que tenían asignado para grabar las canciones del compilado, que se hacían a un día por banda. En esos días se grabaron las canciones “Peces Gordos”, “Mucho, Poquitito y Nada”, “El Barquito”, “Barrio Oeste II”, “Gato Negro” y “Pollo a $6”. La segunda parte se haría entre mayo y junio, ya sin Vampiro ni Carlos Anastasio, y con Ramón Antuz al comando de la consola, debido a la ausencia de Juan que en esos momentos era el guitarrista de Peteco Carabajal.

Cachi: Después yo grababa los teclados, se grabó el solo de Juan (N. del R: para “El Barquito”) que lo grabó el solo, me mostró varias opciones pero la primera que grabó estaba bárbara. Yo venía tocando con Sandra Diaz Alderete, canta muy bien y era el registro que daba para lo que necesitábamos. En menos de una hora grabó los coros (N. del R: también para “El Barquito”) y estuvo fantástico.

Pablo: A “Para mí” lo grabamos de una sola toma, ninguno quería grabarlo, decían que les sonaba a Macaferri & Asociados. Chechi tarde en la noche decide grabarlo y lo hacemos de una sola toma, ya casi cuando estaba todo hecho. Es una canción que si quedó en el tiempo se lo debe a si misma.

Cachi: En la segunda sesión Chechi se tenía que volver a Tucumán antes, y en una sola toma grabó Para Mí, con una guitarra acústica Yamaha de 12 cuerdas mía.

Cachi: la semana siguiente yo volvía a Santiago y empezábamos las mezclas con Juan, la idea era que sonara como si estuviéramos tocando en vivo. Pero hubo un inconveniente, por que la primera tanda la había grabado Juan Antuz y la segunda Ramón. Si te ponés a escuchar hay algunas diferencias, en el sonido de las baterías más que nada, pero se pudo equiparar. Elegimos el estudio El Pie, de Alejandro Lerner, para masterizar con Sebastián Hillman y Mario Breuer, quedó muy bueno.

Afiche de la presentación de “Corazón de Blues”

Si bien venían tocando sus canciones antes de grabarlas, fueron ganando protagonismo en los shows siguientes a la grabación, sonando en las radios, hasta llegar a la gran presentación oficial del disco, el 8 de Agosto de 1998 en lo que en ese momento se conocía como La Zona (dado que el grupo La Zona lo regenteaba), pero que en realidad es la Sociedad Francesa de San Juan 751. Para esos shows también incluyeron algunos covers (la apertura de Green Onions, What a Wonderful World), las 10 canciones del disco, y algunas canciones nuevas que no llegaron a grabarse (Rock & Roll de Federico, Lluvia de Verano, No Llores Más y Fanky). Ahora esa es la pregunta, ¿por qué no se grabó otro disco?, ¿Qué pasaría de ahí en más con Peces Gordos? Dejemos que la cuenten ellos:

Cachi: Cuando empezamos a ir a Buenos Aires, fuimos a un lugar en San Telmo invitados por la gente de Blues Special, y participamos de un compilado en vivo, grabado por Rinaldo Raffanelli (N. del R.: bajista de Sui Generis, Polifemo, etc). En esa época Chechi ya no estaba, estaban Cuchón y Dani Pacheco. Hubo intenciones de grabar un disco, se iba a llamar Piel & Hueso, ya teníamos el material, pero fue una época en la que tocábamos muchísimo, andábamos mucho de gira, llegamos hasta Bolivia, Buenos Aires, todo el NOA, no había mucho tiempo de entrar a grabar. Nos separamos, y cuando volvimos en el 2012, llenamos el Teatro Alberdi, y decidimos, en vez de grabar un disco, sacar un DVD con ese show. Después empezamos a tocar, se compusieron canciones nuevas, pero nunca pudimos concretar un segundo disco. Y luego se vinieron las ultimas formaciones de Los Peces de las cuales ya no participe.

Iguana: No sé porqué no se hizo otro disco, llegó un momento en que Chechi se fue de la banda, y desde ahí no se produjo más de lo que ya estaba, veníamos tocando mucho el mismo repertorio. Ya estaba cansado, el ambiente musical estaba pudriéndose, muchas bandas de covers con computadoras. Nosotros jamás largamos una secuencia o una pista de nada, con esas cosas se iban perdiendo mis ganas, mi tolerancia hacia situaciones comunes que hay en todas las bandas, pero a veces uno las soporta y después las deja de soportar, fue mi caso, y me fui.

Chechi: Hay nuevas canciones grabadas en vivo, que nunca terminaron siendo un disco. En un momento empezamos a patinar, ya teníamos material para un nuevo disco, por eso termino dejando la banda, yo estaba con muchas ganas de seguir componiendo y otros no tanto.

Luis: teníamos material para grabar varios discos, temas que fueron tocados en vivo y quedaron registrados en video, que seguramente en algún momento los vamos a grabar.

Pancho: se apagó un sueño que cada uno, algunos más otros menos, tenía; una ilusión que se fue dando contra la realidad y se terminó de estrellar cuando el manager (Federico Mainardi) en un viaje a Buenos Aires se puso en contacto con una gente que se iba a hacer cargo de producir este disco y los posteriores, hacer giras, darnos a conocer a otro nivel; llevarnos al plano nacional. Pero nos sugerían que para que esto funcione fuéramos al menos 3 veces al año a Buenos Aires con una estadía de 3 o 4 semanas, lo cual fue una puñalada letal. Cada uno tenía su familia, algunos con hijos chicos, su trabajo, algunos en relación de dependencia. Para mí era abandonar mi objetivo principal de obtener mi título universitario, tenía que dejar mi carrera. Nos cambió a cada uno los sueños, las ilusiones, disgregando esa unión que teníamos, mató la posibilidad de hacer otro disco, nos dimos con que para lograr todo eso teníamos que andar mucho y lejos mucho tiempo. Ninguno estuvo dispuesto a sacrificarse hasta tal punto.

Iguana: Los Peces siguieron tocando mucho tiempo más, y no fue hasta una cena de fin de año de Swan donde nos juntamos con Chechi y Luis y conversando, salió la idea de volver, y concretar cosas que no se habían podido hacer, no sé si por falta de ganas o que, pero se habían dejado de hacer y yo tenía ganas de concretar (ese fue por el motivo por el que me fui, y también el motivo principal por el que me volví a ir). No estábamos concretando nada, teníamos un disco entero listo para grabar y no lo grabamos, querían hacer más temas nuevos y yo quería dejar plasmados los que ya teníamos.

Volante del show presentación de “Corazón de Blues”

Parafraseando a la canción emblema del disco, “Para Mí”, hay momento de su vida como banda que se llevarán hasta el fin. Consultados acerca de su visión del disco con el tiempo transcurrido, fue una constante que mezclaran como ven y sienten el disco ahora con una catarata de recuerdos de su vida en la banda. Tanto que hizo que celebraran los 20 años del disco y surgiera una vuelta a la actividad que solo el tiempo dirá que les/nos traerá (¿canciones nuevas? Disco nuevo? Unos shows y siguen con sus vidas musicales?). Leamos que balance sacan del disco:

Pablo: Creo que el disco tiene el toque  justo de rock pero no tiene un estilo determinado, varía entre rock, funk, de todo un poco pero con la personalidad que tenía en ese momento la banda, que era bastante ecléctica ya que veníamos de tocar de todo. Es un disco que va a quedar en el tiempo como algo de avanzada para esa época, no creo que hay canciones que sean fáciles, más allá de Para Mí que es un acústico, son todas bien elaboradas con letras que dicen algo, con cortes, puentes, remates, creo que es un buen disco. Fue como un parto esperar al correo, recibir las cajas, abrirlas. Tuvo su espera y su misterio eso de hacer un disco, fue una de las cosas más lindas que me pasaron

Iguana: Las canciones me las acuerdo a todas, creo que si nos juntamos ahora a tocar las canciones nos acordaríamos todos. Hay canciones que no están en el disco que me gustan más de las que están. Lo que pasé con Peces Gordos fue una cosa única, increíble, muy divertida, fuimos familia, y de haber sido familia quedamos muy amigos entre todos, nadie se fue peleado con nadie ni con ningún tipo de rencor, nos seguimos viendo, con Chechi tuve una actividad musical intensa, toqué en la banda de Cachi, todos seguimos nuestra parte musical, pero creo que ninguno llegó a tener con sus otros proyectos lo que se tuvo con los Peces, que fue increíble. Hicimos cosas que no recuerdo otra banda que lo haya hecho, salvo La Banda de Rock & Roll (N. del R.: banda de Santiago Caminos de principios de los 90’s) usando escenografía, actores, video

Vampiro: Estuve escuchando algunos temas del disco hace poco, está bien, los Peces siempre buscaron un sonido clásico, que fue logrado. Es un gran disco, con canciones que se instalaron a fuerza de ser excelentes canciones, Y todo Tucumán conoce varios temas de ese álbum. La verdad es que fue una experiencia fundamental en mí carrera, Tanto desde lo profesional como desde lo afectivo, Tocamos en todos lados realmente, incluso giramos con Memphis La Blusera. Y la amistad, el cariño y el respeto con todos los Peces es invaluable e inolvidable para mí

Pancho: no me acordaba que había pasado tanto tiempo, no lo tenía presente, se me vienen todos los momentos encima. Lo recuerdo de la mejor manera, fue una etapa maravillosa, espectacular. El momento de la presentación, y lo que vino después, me trae muy buenos recuerdos; todos los desacuerdos que pudo haber quedan opacados. Estoy muy agradecido a cada uno de la banda de que me hayan dado este lugar y darme todo lo que me dieron

Cachi: En estos años que no estuve tocando con ellos siempre de una u otra forma la gente se acercaba y me hacía acordar. Una vez lo estaba bañando a Balti (N. del R.: su hijo menor), tenía un año y medio, 2, era chiquito. En la casa de enfrente había obreros, que siempre escuchaban radio, y uno cambia el dial y justo estaba sonando Barrio Oeste II.

Luis: “Corazón” fue un álbum sumamente fructífero que nos dio muchas satisfacciones y que además se escuchó en todos lados, hasta tuvimos la oportunidad de ir a tocar con Pablo a EEUU. Nos duró mucho “Corazón de Blues”, 20 años pasaron y se sigue escuchando.

Pablo Pacifico, Iguana Abregu, Chechi Bazzano, Luis d’Orieux, Cachi Pajon

Seguro se están preguntando que están haciendo los Peces con su vida musical, así que acá vamos: Cachi Pajón tiene Mil Castigos (antes llamados Imago, por donde también pasó Iguana), y además acaba de sacar un disco solista instrumental, “Ancestros”. Chechi toca en Tripas Calientes (por donde también pasaron Luis e Iguana) y en C-Nota (con Iguana). Pablo canta Jazz y se presenta como solista acompañado por los Sukampiones (con algunos musicos que pasaron por otras formaciones de Peces). Luis tiene La Pesada del Gordo con músicos muy jóvenes del interior. Pancho vive en La Cocha, divide su carrera de contador entre capital, el sur de la provincia y Catamarca. Iguana toca en C-Nota con Chechi y en Panzones (con su hijo Facundo)

 Concluyamos entonces con un imaginario brindis por estos 20 años de unos de los discos claves de la escena rockera tucumana, de una banda igual de trascendente, mientras esperan la siguiente nota de repaso de alguno de los otros 3 discos que estamos preparando.

 Contanos acá abajo tu recuerdo de “Corazón de Blues

 

Eduardo Marce y Alvaro de la Vega