Los Chicles, Fines de 1995

 

De izquierda a derecha: Patricio García (guitarra, 18 años), Gerardo Cúneo (bajo, 19 años), Matías Lazzo (guitarra, 15 años), y Juan Carlos Thouvier (batería, 19 años).-

 

Con unos meses de formación, Los Chicles —entonces, Los Chiclets— tomaban la decisión de tener fotos para promoción. Esta es una de las primeras fotos de la banda y en ese momento estaban grabando su primer demo en estudio: “El monkey monkey” / “Cosas del amor”. Cuenta Patricio García: “El lugar es el patio de la casa de Gerardo Cúneo, en la Gobernador Gutiérrez. Nos pusimos sacos de nuestros padres o de diversa procedencia que nos quedaban demasiado grandes o chicos y anteojos locos. Creo que nunca volvimos a fotografiarnos con tanta producción. Fue a la mañana y se nota a Gerardo dormidísimo en la foto”.

En la reciente antología publicada por Patricio, Antología 1995​/​2016, podemos escuchar la versión original de la canción. “Gracias a la labor archivista de Fabián Cosiansi se conserva esta promo que hice para Radio Universidad en 1995 presentando “El monkey monkey”, y gracias a la labor investigativa de José Saravia, la grabación llegó a mis manos. Matías Lazzo inventó el riff de guitarra y yo hice el puente y la letra. Un poco queriendo emular a Los Telépatas, decidí tocar en ella un órgano sesentoso. Otra canción que recuerdo tratar de emular con este tema es “Sweet 69” de las Babes In Toyland, que me fascinaba”. Grabaron la canción: García en voz, teclados y programación; Gerardo Cúneo en voz y bajo; Matías Lazzo en guitarra; y Juan Carlos Thouvier en voz y batería. Fue producido por Los Chiclets y Oscar Flores, y de la ingeniería de sonido se encargó Sergio Risso; fue grabado en Suono Records, Tucumán. Un par de años más tarde, la canción, con una versión más larga, sería parte del primer disco de la banda —editado en casete— “Argh! Burp! Prrr!” (1997).

Volviendo a la foto, Patricio nos cuenta que fue tomada con una cámara muy básica, no recuerda qué marca, pero era familiar básica, y disparada (cree) por la hermana de Gerardo. Preguntamos, por último, si los sacos y corbatas tenían algo que ver con el concepto de los primeros Beatles. “Sí, por supuesto. Habían salido los Anthology por ese entonces y estábamos fanatizados, salvo Thouvier que acá aparece en una de las rarísimas veces que logramos que se ponga el saco. Y los imitábamos de alguna manera, nos parecía que eran un grupo a imitar (risas). También hay otro contexto: veníamos de ser Lady Penélope, banda nirvanera, y queríamos hacer un cambio de estética y desprendernos de lo grunge que para 1995 y sin Cobain ya era algo bastante lamentable. Queríamos ser un acto más popular, porque Lady Penélope era súper impopular: nos corrían de los lugares en donde tocábamos: así era tocar “grunge” en 1995 en Tucumán. Queríamos ofrecer una propuesta más pop, pero igual seguimos siendo parias” (risas).

¡¡Canten!!: Hay tutti-frutti, si / hay tutti-frutti en tu boca.. ♪

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *